viernes, 25 de julio de 2008

EL AÑO DEL RETORNO


No sé si me fui o no sé si me habré ido… o tal vez simplemente me ausculte por los lugares silenciosos de las calles vespertinas… no sé si retornaré o quizá vuelva… qué palabra será exacta, para alguien que no estuvo aquí o para el que jamás se fue… 2008 año que retumba en los latidos de mi hipertenso corazón, suena tan fuerte que mis oídos se silencian…

Pero la verdad, no sé si debo volver porque siento que jamás me fui, estuve con ella siempre, mi habitación de blanco color, siempre guardaba la sensación de que estuviera ahí, enfrente del mar, oyendo los ladridos del perro de casa u oyendo el grito del tamalero Quispe, que venía de los altos del barrio ofertando su mejor producto o escuchando en un atardecer temprano la pequeña corneta del panadero… no sé… siempre estos sonidos, esos ladridos, esas vocecillas estuvieron en mis oídos… como para no olvidar la nota diaria de mi barrio. Así que... No sé si volveré porque siento que jamás me fui… yo conviví en el día a día, con la imagen de mi tierra... jamás me hice la idea que estaba fuera de ella… siempre estuve pendiente de sus cariños… de sus atardeceres, de su monotonía y de sus amaneceres… No sé si me fui o no sé si me habré ido… o quizá nunca me fuí...

martes, 22 de julio de 2008

SECHIN NOTICIA MUNDIAL


Un equipo de alemanes, que vienen trabajando más de 16 años en la zona Sechin bajo, a determinado que, la edificación más antigua de América tiene 5.500 años y es precisamente Sechin. Ubicado en la provincia de Casma.

Los arqueologos estan estudiando la zona, por encargo de la universidad Libre de Berlin (FU).

El informe del Director de la universidad,Peter Fruchs, indicó que, junto a una construcción piramidal de Sechin bajo, que data del segundo milenio antes de Cristo y cuya base abarca 125 por 185 metros, los berlineses hallaron un edificio de piedra y adobe mucho más antiguo, que ofrece nuevas pistas sobre la procedencia de algunos de los símbolos culturakes que pervivieron en todo el perú hasta la llegada de los españoles.

P.D. La fotografía que se muestra en la parte superior y la información, es recogido del diario español "El País", que los arqueólogos alemanes, difundieron a todo el mundo.

miércoles, 16 de julio de 2008

LIBROS ACUATICOS...



Vengo de comprobar si realmente era cierto eso de "Libros acuáticos". la verdad que si.. si era cierto, diria asombroso... e cogido el libro que compre hoy, miercoles 16de Julio, de Luis Piedrahita: "¿Cada cuánto hay que echar a lavar un pijama" y lo e zambubllido en el agua, para ver si realmente me a valido pagar los 11.95 euros que cuesta el librillo, que tiene el formato de un libro de bolsillo, esos que salen al mercado, luego que el autor se a llenado los bolsillos con las primeras ediciones de lujo de sus libros.

Lo metí al agua y luego que lo saco, las hojas del libro quedaron como las plumas de los patos cuando salen del agua, lo mismo, nada menos que igual, igual... tiene su propio secado y no queda ni un rastro de haberse topado con el liquido elemento. asombroso. son seis titulos con ésta novedosa forma de llamar la atenciòn a los amantes del libro.. a los bibliofilos, bibliomanos y bibliopatas.

los seis titulos son: Frases celebres de niños de Pablo Motos, sabor a chocolate de José Carlos Carmona, El desorden de tu nombre de Juan José Milla, Nuestra incierta vida normal de Luis Rojas marcos, Malinche de Laura Esquivel y Psiquiatras, psicologos y otros enfermos de Rodrigo Muñoz Avia.

El libro de Luis Piedrahita son monólogos que al leerlos te supone como si estuvieras escuchando al autor. El autor es un español nacido en A Coruña, es guionista, escritor y humorista. Realmente sus monólogos de Luis Piedrahita es el despelote, me quede -como dicen los españoles- acojonado, se me partía el culo de risa, (perdonen asi hablan los españoles) y para muestra un boton:

LOS PORTARROLLOS

... Como todo el mundo sabe, el primer portarrollos fue el tallo de un helecho. No fue fácil llegar a esa idea. imaginaos a los pobres Adan y Eva la primera vez que van al cuarto de baño, sin saber nada, y al terminar se encuentran con el pastel...
-Eva, ¿me dejas tu hoja de parra?
-¿para qué la quieres?
-No, es que... creo que se me está saliendo el barro de dentro.
-no,no,no, la hoja de parra no. Toma estas ortigas.
-vale... ¡Ay! Dame otra cosa.
-toma este castus.
-vale...¡Ay! ¿Qué más hay?
-tengo un erizo. ¿te lo paso?

Los comienzos siempre son duros. Hasta que, por fin, encontraron el helecho. Y fue tan grande el alivio que Adan y Eva, por fin, se pudieron sentar a disfrutar del paraiso.

....

viernes, 11 de julio de 2008

LAS CARTAS DE FRANZ KAFKA


Cuando leí a Kafka, dije, esto es sorprendente, si todo esto se puede hacer en literatura”, éstas fueron las declaraciones de Gabriel García Márquez, luego de terminar de leer: “La metamorfosis”, de esta idea, nació lo que fue luego, el realismo mágico, y surgió también la obra fundamental de aquella corriente latinoamericana: Cien años de soledad. Aunque luego el propio García Márquez dijera alguna vez, si le pidieran cuál de sus obras cree que ha podido lograr una mayor satisfacción en cuanto a su calidad literaria, éste contesto que, para él sería: El amor en los tiempos del cólera.

Franz Kafka, fue un escritor judío, que en éste año se ha cumplido el 125 aniversario de su nacimiento. Y como es de costumbre, siempre en para éstas fechas memorables, salen a la luz algunas novedades, ya sea sobre sus obras o sobre su vida. Por estas días, hay todo un lío sobre algunos documentos de éste escritor judío que se encuentran en una casa con jardín en el centro de Tel Aviv, capital de Israel, muy cerca de la Av. Ben Gurion, porque aseguran que en esa casa se esconden escritos, postales, dibujos y cartas de Kafka.

La historia empezó en 1924 con la muerte del escritor. Es decir, un poco antes, cuando éste entregó a su amigo, Max Brod, su herencia, gran parte desconocida, y una consigna: “quemar todos los documentos”, pero éste amigo Brod no le hizo caso hasta que los nazis invadieron Checoslovaquia y, como muchos judíos, se lanzó al sueño sionista llegando a Palestina bajo mandato británico.

Brod cargo en sus maletas los manuscritos que dieron a Kafka la fama mundial. Los originales de El Castillo, La metamorfosis y América pasaron a manos estatales pero Brod se guardó la mayoría de documentos.

Tras la muerte de su esposa, Brod se hizo de su secretaria, una mujer casada; Esther Hoffe. Ésta se convierte en la clave del entramado kafkiano, ya que cuando Bord muere en el 68 se hace con toda la herencia. Desde entonces hasta que fallece, en 2007, Hoffe guarda escrupulosamente el material escrito que, de publicarse, podría acercarnos más a la trayectoria profesional y personal de Kafka.

Cada vez que alguien se acercaba al domicilio, Hoffe rechazaba a los visitantes., ésta mujer guardo la herencia del escritor, pero también supo sacar tajada. Vendió en una subasta en Londres (y por dos millones de dólares) el original del El proceso.

En 1974, la policía arrestó a Hoffe en el aeropuerto de Ben Gurion. En su bolso de mano, y para subastar en Europa, encontraron cartas personales y el diario de viaje de Kafka. Una detención que obligó a Hoffe revelar todo el material del autor, ocultando lo más destacado.

Ajenos a estas aventuras, sus vecinos se quejaron ante el ayuntamiento de Tel Aviv por los “desagradables olores de su casa”. Los inspectores entraron y en lugar de novelas encontraron 10 gatos y perros.

Hoffe falleció a los 101 años, dejando los papeles a sus hijas, Ruth y Java. “Consiguió guardar varias cartas en cajas de bancos, pero hay mucho material que rescatar. Es muy importante para el pueblo judío”, explica un investigador israelí. Java, de 74 años, sigue viviendo en esa casa, sin tantos gatos y perros pero con un tesoro literario que reclaman Israel, Alemania y decenas de expertos y coleccionistas… y seguramente entre ellos… (Digo yo) el gran García Márquez.

Datos recogidos del diario EL MUNDO. Con fecha : 10 / 07 / 2008.

sábado, 5 de julio de 2008

EL LIBRO DE 4.78 EUROS


Desde que llegue a Madrid, la libreria que mayormente frecuento es aquella que está en Gran Vía; La Casa del Libro; es una libreria inmensa, de las pocas que conosco. El 80% de los libros comprados en España, han sido en ésta libreria, que es de tres pisos, sin contar el sotano.

En una de esas visitas, en busca de algun libro que me pueda interesar, baje al sotano para husmear si había algun ensayo interesante sobre literatura. luego de varios minutos de rebuscar, libro por libro, encontré uno que titulaba: VARGAS LLOSA - EL VICIO DE ESCRIBIR... lo cogi y para sorpresa mía, el precio estaba al alcance de cualquier bolsillo, no daría penurias a fin de mes a mi economía, la verdad que el precio me dejo boquiabierta: 4.78 euros, una verdadera ganga. Viendo que el libro es de la editorial ALFAGUARA, con 489 paginas y más aún, un ensayo hecho con pasión, profundidad y rigor por J.J.Armas Marcelo, un escritor español, nacido en la Palmas de Gran Canaria, licenciado en filología y literatura clásica por la Universidad Complutense de Madrid.

Sin más ni más, cogí el libro y me dirigí hacia la caja, a pagar el suculento manjar a bajo precio, pero en mi corto trayecto hacia la caja, seguía sin comprender, el porqué del mínimo precio y se me ocurre consultar al librero, hecho que nunca jamás se puede hacer, cuando uno va a comprar una joya que está en ganga, porque puede suceder dos cosas: uno, que se pueden haber equivocado en colocar la etiqueta del precio y con la consulta, pueden reaccionar y colocar el precio real de la joya, o dos, pueda que -simplemente- los libreros no saben nada de libros y salgas con tus libros en mano, por las calles de Madrid, bailando un huayno ancashino, y que la gente te vea... y diga... está gilipollao

Asi que hecho la consulta, y verificado en el ordenador, -asi le llaman en Madrid a la computadora- su precio era ése; volvió a consultar en el ordenador y para mala suerte, el librero consulta con la jefe del area, ella puso mayor empeño en la verificación, pero mientras la jefa consultaba, yo me dispuse a pagar el precio que señalaba la etiqueta, aduciendo que "me lo llevo y que yo no tengo la culpa"... y el librero no tuvo más remedio que vendermelo, porque si eso está en la etiqueta, eso hay que pagar, el cliente no tiene la culpa, es una norma del derecho del consumidor, asi que opte por mis derechos y lo compre y me fui a casa, como si hubiera comprado el mejor diamante de una joyeria.

Y en la lectura, encontré un texto que desearia compartir con ustedes que pertenece al mexicano Salvador Elizondo, titulado: El grafógrafo, que segun J.J. Armas Marcelo, autor del libro, escribe que, "El mismo Vargas Llosa, había colocado como cabecera uno años antes (1977) en su novela La tia julia y el escribidor:

"Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo escribir que escribo y tambien puedo verme ver que escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también viéndome que escribía. Y me veo recordando que me veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo haber visto escribir que me veía escribir que recordaba haberme visto escribir que escribía y me escribía. También puedo imaginarme escribiendo que ya había escrito que me imaginaría escribiendo que había escrito que me imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo"

viernes, 4 de julio de 2008

SINFONIA LENTA PARA UN AMOR AUSENTE - POEMA