sábado, 5 de julio de 2008

EL LIBRO DE 4.78 EUROS


Desde que llegue a Madrid, la libreria que mayormente frecuento es aquella que está en Gran Vía; La Casa del Libro; es una libreria inmensa, de las pocas que conosco. El 80% de los libros comprados en España, han sido en ésta libreria, que es de tres pisos, sin contar el sotano.

En una de esas visitas, en busca de algun libro que me pueda interesar, baje al sotano para husmear si había algun ensayo interesante sobre literatura. luego de varios minutos de rebuscar, libro por libro, encontré uno que titulaba: VARGAS LLOSA - EL VICIO DE ESCRIBIR... lo cogi y para sorpresa mía, el precio estaba al alcance de cualquier bolsillo, no daría penurias a fin de mes a mi economía, la verdad que el precio me dejo boquiabierta: 4.78 euros, una verdadera ganga. Viendo que el libro es de la editorial ALFAGUARA, con 489 paginas y más aún, un ensayo hecho con pasión, profundidad y rigor por J.J.Armas Marcelo, un escritor español, nacido en la Palmas de Gran Canaria, licenciado en filología y literatura clásica por la Universidad Complutense de Madrid.

Sin más ni más, cogí el libro y me dirigí hacia la caja, a pagar el suculento manjar a bajo precio, pero en mi corto trayecto hacia la caja, seguía sin comprender, el porqué del mínimo precio y se me ocurre consultar al librero, hecho que nunca jamás se puede hacer, cuando uno va a comprar una joya que está en ganga, porque puede suceder dos cosas: uno, que se pueden haber equivocado en colocar la etiqueta del precio y con la consulta, pueden reaccionar y colocar el precio real de la joya, o dos, pueda que -simplemente- los libreros no saben nada de libros y salgas con tus libros en mano, por las calles de Madrid, bailando un huayno ancashino, y que la gente te vea... y diga... está gilipollao

Asi que hecho la consulta, y verificado en el ordenador, -asi le llaman en Madrid a la computadora- su precio era ése; volvió a consultar en el ordenador y para mala suerte, el librero consulta con la jefe del area, ella puso mayor empeño en la verificación, pero mientras la jefa consultaba, yo me dispuse a pagar el precio que señalaba la etiqueta, aduciendo que "me lo llevo y que yo no tengo la culpa"... y el librero no tuvo más remedio que vendermelo, porque si eso está en la etiqueta, eso hay que pagar, el cliente no tiene la culpa, es una norma del derecho del consumidor, asi que opte por mis derechos y lo compre y me fui a casa, como si hubiera comprado el mejor diamante de una joyeria.

Y en la lectura, encontré un texto que desearia compartir con ustedes que pertenece al mexicano Salvador Elizondo, titulado: El grafógrafo, que segun J.J. Armas Marcelo, autor del libro, escribe que, "El mismo Vargas Llosa, había colocado como cabecera uno años antes (1977) en su novela La tia julia y el escribidor:

"Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo escribir que escribo y tambien puedo verme ver que escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también viéndome que escribía. Y me veo recordando que me veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo haber visto escribir que me veía escribir que recordaba haberme visto escribir que escribía y me escribía. También puedo imaginarme escribiendo que ya había escrito que me imaginaría escribiendo que había escrito que me imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo"

No hay comentarios: